Imprimir
La importancia de ser cocinero o cocinera arranca desde la mas remota antiguedad. Los grandes senores romanos y griegos acostumbraban a destinar una importante suma de sus rentas al ejercicio de la gastronomia. A tal punto que Apicio, famoso gastronomo romano preferia morir en la abundancia y no en la miseria, postura muy comun entre los paganos: o comida o nada.

Entre los sibaritas se daba tanta importancia a la comida (por lo tanto a los cocineros) que aquel 5 estrellas (o 5 laureles) que inventaba un nuevo plato gozaba todo el ano de sus derechos de autor. Por su parte los griegos solian oponer a los "7 sabios de Grecia" una lista de "Los siete cocineros mas famosos. Estos eran Egis de Rodas, el unico que sabia asar perfectamente un pescado; Nereo de Chio, un experto en la preparacion de "caldo de congrio"; Cariades de Atenas, una estrella en la ciencia culinaria; Lamprias, inventor de la salsa negra; Aftonetes inventor de la morcilla; Eutrymoll maestro en preparar lentejas; Ariston: un mago para inventar nuevos guisos. Lo que diriamos en tiempos modernos: Cocina de autor.