Imprimir
En Hungria se tira sal en el umbral de una casa nueva porque se cree que la sal protegera del demonio a los habitantes del hogar. Los europeos que creian en vampiros rociaban semillas de mostaza sobre el techo de sus casas para mantenerlos alejados del hogar.