En los ultimos tiempos se ha difundido el concepto de que frutas como la piña, el limon o la papaya contienen sustancias que "queman" las grasas y por tanto hacen adelgazar, es un error. Estas frutas tienen como el resto de ellas fibra, que al favorecer el transito intestinal pueden interferir en la absorcion de las grasas, pero no poseen ninguna sustancia magica adelgazante.