Imprimir
Con sal y aceite. Tras hervir los langostinos, escurrelos bien y sumergelos, durante unos segundos en un recipiente con agua caliente, una cucharadita de sal y un poco de aceite. Cuando se hayan enfriado, retiralos, escurrelos y yo los podras pelas mucho mas facilmente.